¿Correr me salvó la vida?

Como lo comenté en una publicación anterior antes del 2010 las cosas en mi salud no iban nada bien y sabía que iban  empeorar. Ahora sé que la dieta es la parte clave para poder bajar y mantener un buen peso pero además de eso el ejercicio hizo varias cosas por mi.

Comencé corriendo lo que podía: 2 kilómetros por muchos días hasta que fui subiendo, primero 2.5, luego 3 y recuerdo cuando pude correr 4 kilómetros, me sentía muy bien aunque me tomó casi un mes llegar a eso. La velocidad también recuerdo que era 9 kilómetros por hora o un poco menos. Después aprendí que cuando quieres bajar de peso hay que correr a una velocidad baja y por un buen rato, claro que lo primero es ganar condición para lograrlo.

Para principios de Enero salió la primer carrera, era algo sobre Rock y varios amigos nos metimos a correrla. Hace años había intentado correr la 5k de Nike (2005) y recuerdo que fue en el Centro de la Ciudad y que me costo mucho trabajo: corrí 2 kms, luego camine como kilómetro y medio y luego corrí de nuevo; lo que me ayudó mucho ese día fueron las porras de toda la gente en las orillas de la carrera animándome a correr más y terminar la carrera corriendo. En esa época corría menos de 2 kilómetros y unos días antes pude correr los 2 kilómetros y por eso me costó mucho hacerla y después ya no corrí nunca más. Entre la flojera y la sensación de que no podía correr me rendí. Esta carrera en el 2010 fue diferente me cansé, era de noche, nunca había corrido 5k seguidos pero lo logré, con un mal tiempo y lo que sea pero lo logré. Recuerdo que llegamos tarde a la carrera y tuvimos que correr como medio kilómetro para llegar así que venía cansado, no sabía nada de tomar agua mientras corría y en general no estaba muy preparado pero fue un muy buen comienzo y sabía que con esto iba a comenzar un largo camino de carreras.

Después de eso ya intentaba correr de 4-6 kilómetros todos los días, se me vino haciendo más fácil cada vez. A veces corría con compañía y a veces solo, pero siempre escuchando música que siento me relajaba y me daba más fuerza para correr.

Después de unos meses aprendí sobre el uso de buen calzado para correr y como esto ayudaba, antes corría con unos tenis Puma que compré en descuento en un viaje que hice y luego supe que no eran de correr. Pero para empezar hay que hacerlo con lo que tenemos y comenzar.

Ya para el 2015 ya corrí dos veces el maratón de Nueva York, el maratón de Chicago y el de Torreón. Pero esto será para contar después.

El correr fue enseñándome a comer mejor pues tenía más ganas de comer cosas nutritivas que me ayudarán a estar más despierto y fuerte. Me forzó a tomar más agua sola por la sed que me daba diario. El correr también sentí como me empezó a acomodar el cuerpo como debería de estar para poder correr mejor, me dio músculos en las piernas y fue quemando mucha grasa que tenía extra en el cuerpo. Me dio mucha condición física, presión normal, resistencia a resfriados, forzar a mi cuerpo a despertar temprano para poder ir a correr diario sin necesidad de alarma, etc.

Gracias a correr he logrado mucho fisicamente y mentalmente, pues en las carreras nunca me he rendido no importa el dolor o molestia que tenga o cansancio, nunca he dejado de correr en ninguna, esto te enseña que no puedes rendirte tampoco en la vida sino que tienes que continuar y que normalmente al final la incomodidad baja y tu sientes ese orgullo de haber sentido que lograste algo.

Yo recomiendo el ejercicio por todos los beneficios que mencioné arriba y porque es fácil comenzar pues siempre está la calle o parques cerca donde puedes practicar este deporte tan noble.

¿El hacer ejercicio puede salvarte la vida? Yo pienso que sí y lo único que recomendaría sería hacerse un buen chequeo médico para saber como está tu corazón, tu pulso, tu presión, saber si hay alguna recomendación importante para hacer ejercicio, saber cual es tu máximo pulso que puedes tener etc.

IMG_0002

Anuncios

¿Qué era mi vida antes de correr?

Hace 6 años mi vida no iba nada bien fisicamente: Pesaba más de 100 kilos, mi talla de pantalones era 42, usaba playeras XL y nunca pensé que le fuera a gustar a una mujer.

Recuerdo que un día del 2008-2009 me prepare para ir a los Viveros de Coyoacan con mis tenis y ropa deportiva, pensé en correr una vuelta o dos para comenzar a bajar de peso, eso pensé. En ese tiempo no sabía que era calentar así que solo comencé a correr por la puerta 2. Corrí lento y logre correr 200 metros o menos, estaba súper cansado, no aguantaba la respiración y sentía el cuerpo muy pesado, así que deje de correr ese día y regrese a mi casa pensando que correr no era lo mío, que estaba gordo y que así iba a ser el resto de mis días. Gracias a esto y recordar que “nunca fui flaco como otros” pensaba que tenía huesos grandes o mis órganos eran muy grandes o que tenía complexión pesada, etc. Muchas veces llegue a pensar que no estaba gordo sino que así era yo. Muchos amigos intentaron decirme, molestarme con eso y nada servía, pero eso no les impidió seguir recordándome de diario como estaba yo y no creo eso haya servido.

Un día fui al baño y vi unas gotas de sangre en mi orina y eso sí que me asustó, le marque rápidamente a mi doctor y me dijo fuera a hacerme una prueba para ver si tenía diabetes… eso sí que me asustó. Fui a la farmacia más cercana y me hicieron la prueba y solo me dijeron “está en el límite.”

Eso no fue la gota que derramó el vaso pero casi.

En esas épocas desayunaba 1-2 panes dulces en promedio, café con chocolate y azúcar, huevo o un sandwich. Entre comidas podía comer unas papitas, refresco (“para quitar la sed”) o gatorade (porque es mejor que un refresco), pan dulce. Comía lo que pudiera: Mcdonalds, Burger King, quesadillas, milanesa empanizada, torta de milanesa, flautas de barbacoa, bolillo, refresco, agua de sabor con mucha azúcar, de snack comía en la tarde igual que la mañana y cenaba o 4 quesadillas fritas con refresco, una hamburguesa con papas, 2-3 panes dulces. En esa  época no tomaba nada de agua sola porque sabía fea (jaja).

Creó que algo que me afectó mucho fue conformarme con mi vida y pensar que no podía ser mejor, no solo con mi condición física sino también en mi trabajo y con mi familia.

Tuve un viaje a Europa en el 2009 y regresando un amigo muy cercano me invitó a hacer junto con él y su hermano la dieta de Adkins. Por supuesto que no creía en las dietas, es más no creía que yo la necesitara, pero me convenció y entre los tres nos apoyaríamos para dejar de tomar todo tipo de carbohidratos por un rato.

Ahora creó que no fue la mejor idea peor mínimo logre ver lo malo que eran los carbohidratos por la ansiedad que me causaban al no tomarlos. Fue como dejar las drogas o el alcohol para un alcohólico. Fue difícil. Después de dos semanas pensé que si iba a hacer este esfuerzo de enflacar lo haría con todas las de ganar así que puse mi alarma temprano para el día siguiente y salí a correr por mi colonia. 13 minutos después estaba empapado de sudor y con las piernas cansadas. Ese fue el punto clave en mi vida que la cambió para siempre…

Continuará…

Bernardo Groenewold

IMG_1246

IMG_1245