¿Qué era mi vida antes de correr?

Hace 6 años mi vida no iba nada bien fisicamente: Pesaba más de 100 kilos, mi talla de pantalones era 42, usaba playeras XL y nunca pensé que le fuera a gustar a una mujer.

Recuerdo que un día del 2008-2009 me prepare para ir a los Viveros de Coyoacan con mis tenis y ropa deportiva, pensé en correr una vuelta o dos para comenzar a bajar de peso, eso pensé. En ese tiempo no sabía que era calentar así que solo comencé a correr por la puerta 2. Corrí lento y logre correr 200 metros o menos, estaba súper cansado, no aguantaba la respiración y sentía el cuerpo muy pesado, así que deje de correr ese día y regrese a mi casa pensando que correr no era lo mío, que estaba gordo y que así iba a ser el resto de mis días. Gracias a esto y recordar que “nunca fui flaco como otros” pensaba que tenía huesos grandes o mis órganos eran muy grandes o que tenía complexión pesada, etc. Muchas veces llegue a pensar que no estaba gordo sino que así era yo. Muchos amigos intentaron decirme, molestarme con eso y nada servía, pero eso no les impidió seguir recordándome de diario como estaba yo y no creo eso haya servido.

Un día fui al baño y vi unas gotas de sangre en mi orina y eso sí que me asustó, le marque rápidamente a mi doctor y me dijo fuera a hacerme una prueba para ver si tenía diabetes… eso sí que me asustó. Fui a la farmacia más cercana y me hicieron la prueba y solo me dijeron “está en el límite.”

Eso no fue la gota que derramó el vaso pero casi.

En esas épocas desayunaba 1-2 panes dulces en promedio, café con chocolate y azúcar, huevo o un sandwich. Entre comidas podía comer unas papitas, refresco (“para quitar la sed”) o gatorade (porque es mejor que un refresco), pan dulce. Comía lo que pudiera: Mcdonalds, Burger King, quesadillas, milanesa empanizada, torta de milanesa, flautas de barbacoa, bolillo, refresco, agua de sabor con mucha azúcar, de snack comía en la tarde igual que la mañana y cenaba o 4 quesadillas fritas con refresco, una hamburguesa con papas, 2-3 panes dulces. En esa  época no tomaba nada de agua sola porque sabía fea (jaja).

Creó que algo que me afectó mucho fue conformarme con mi vida y pensar que no podía ser mejor, no solo con mi condición física sino también en mi trabajo y con mi familia.

Tuve un viaje a Europa en el 2009 y regresando un amigo muy cercano me invitó a hacer junto con él y su hermano la dieta de Adkins. Por supuesto que no creía en las dietas, es más no creía que yo la necesitara, pero me convenció y entre los tres nos apoyaríamos para dejar de tomar todo tipo de carbohidratos por un rato.

Ahora creó que no fue la mejor idea peor mínimo logre ver lo malo que eran los carbohidratos por la ansiedad que me causaban al no tomarlos. Fue como dejar las drogas o el alcohol para un alcohólico. Fue difícil. Después de dos semanas pensé que si iba a hacer este esfuerzo de enflacar lo haría con todas las de ganar así que puse mi alarma temprano para el día siguiente y salí a correr por mi colonia. 13 minutos después estaba empapado de sudor y con las piernas cansadas. Ese fue el punto clave en mi vida que la cambió para siempre…

Continuará…

Bernardo Groenewold

IMG_1246

IMG_1245

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s